¿El café es bueno para el asma? Lo que no te han contado

¿El café es bueno para el asma?: Efecto del café en personas con asma

Hoy te responderemos a la pregunta de: ¿el café es bueno para el asma?

El café es una de las bebidas más tradicionales alrededor del mundo y su consumo masivo está descrito desde hace al menos 600 años, aunque ya en el siglo IX había registros acerca de su presencia en Etiopía, sin contar las leyendas asiáticas fechadas 3000 años antes de Cristo.

Los primeros datos hallados sobre el café, tanto del fruto como de la bebida, definen sus efectos como vigorizantes y estimulantes.

Si quieres aprender más sobre la historia del café te dejamos el siguiente artículo: Origen del café

Ya en 1930, Arthur Grollman publicaba los efectos del consumo de café sobre el corazón y los pulmones, comparándolos con el alcohol y el tabaco.

Fuente (inglés): Aspet Journals

Cinco años después, en 1935, Ralph Cheney explicaba los distintos cambios en el organismo producidos por el tabaco y el café.

Fuente (inglés): Aspet Journals

Sin embargo, fue solo en la década de los ochenta del siglo pasado cuando realmente se comenzó a entender qué ocurría dentro de nuestro cuerpo cuando tomamos café con frecuencia.

Café y el aparato respiratorio

Varios investigadores médicos y farmacológicos decidieron averiguar cómo el café genera las respuestas típicas que vemos y sentimos en nuestro cuerpo cuando lo consumimos.

Simmons (1983) y Becker (1984) fueron de los primeros en describir el efecto bronco-dilatador de la cafeína.

mujer sujetando aparato de asma

Esta sustancia perteneciente a la familia de las xantinas, descubierta en 1819 por el químico alemán Friedrich Ferdinand, logra aumentar el tamaño de las vías respiratorias cuando se ingiere de forma rutinaria, facilitando el paso del aire a través de los pulmones.

Fuente (inglés): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/3948545/

Uno de los estudios más importantes sobre el café, considerando el tiempo que duró y la cantidad de personas estudiadas, se llevó a cabo a finales de los ochenta en Italia (Pagano R y colaboradores, 1988).

Ellos analizaron durante 5 años a más de 72.000 individuos italianos por encima de los 15 años de edad y compararon el funcionamiento de los pulmones entre personas que consumían café y las que no.

Sus hallazgos fueron muy llamativos.

Descubrieron que a mayor consumo de café, mejor era la función respiratoria.

De hecho, pudieron determinar cuántas tazas de café al día evitaban, en números muy precisos, la aparición de síntomas respiratorios.

Concluyeron que el consumo habitual de café no solo reduce la sintomatología de cualquier enfermedad pulmonar sino que previene las manifestaciones clínicas de estas.

hombre utilizando chute de asma

El café es bueno para el asma

Recientemente, en el año 2010, un estudio que analizó siete ensayos clínicos distintos (Welsh EJ y colaboradores, 2010) y demostró que la cafeína, incluso en pequeñas cantidades y en una sola toma, mejoraba la función pulmonar después de dos horas de ingerido.

Este trabajo fue tan completo que tomó en consideración el consumo del café descafeinado y concluyó que sus efectos no eran tan intensos como los producidos por el café con cafeína.

Otro trabajo de investigación muy osado e incluso polémico, llevado a cabo en España (Oñatibia-Astibia A y colaboradores, 2016), demostró que la cafeína y otras xantinas son capaces de mejorar los signos y síntomas de una gran variedad de enfermedades respiratorias, incluyendo el asma, en pacientes pediátricos.

niño con asma y fiebre

Lo más interesante fue que los efectos positivos se vieron incluso en niños y bebés prematuros, a quienes se les administraron dosis muy pequeñas de cafeína bajo un control médico muy cercano.

Esto no es una invitación para el consumo de café en niños, pero no deja de llamar la atención este hallazgo. Si quieres aprender más sobre el consumo del café en los niños pincha en el siguiente link: Niños y café

Finalmente, hace solo un par de años, un grupo de científicos portugueses recolectó la información de quince estudios previos sobre café y analizaron sus resultados (Alfaro T y colaboradores, 2018).

En general, su consumo se asoció con una disminución en la presencia de asma.

Además, encontraron que aquellas personas que endulzaban su café con miel natural sufrían de menos tos, sin importar si esta estaba asociada o no a un proceso viral.

mujer con asma

Solo uno de estos estudios mostró efectos contraproducentes en pacientes que sufren de enfermedades pulmonares crónicas graves.

En conclusión, el consumo de café ha demostrado ser un tratamiento efectivo contra el asma, tanto para aliviar sus síntomas como para evitar su aparición.

Esto es más evidente en personas que toman café con frecuencia, pero puede verse también en quienes lo ingieren de forma ocasional y, aunque su consumo no se recomienda en niños, puede ser útil como tratamiento alternativo en pediatría, siempre que se use bajo una estricta supervisión médica.

hombre tosiendo a causa del asma

Si te ha servido de ayuda y te ha gustado el artículo, por favor compártelo en redes sociales con tus amigos.

Esperamos que vuelvas a visitar pronto nuestro blog.

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario