¿La cafeína es adictiva?: ¿Por qué la cafeína es adictiva?

Hoy contestaremos a la siguiente pregunta: ¿La cafeína es adictiva? Descubrirás los efectos de esta sustancia en el cuerpo humano.

La cafeína es una sustancia de alto consumo que hace presencia en la vida cotidiana. Es común en bebidas populares como el café, té, chocolate, gaseosas tipo colas, energizantes y en productos de otros tipos que por lo general son acompañantes en las comidas, constituyendo un buen aporte de energía por sus propiedades estimulantes.

En este orden de ideas el café es la bebida natural con mayor porcentaje de cafeína en su composición siendo esta la responsable de su sabor, aroma, acidez y capacidad estimulante, potencializada por los carbohidratos, lípidos, antioxidantes, minerales y alcaloides que contiene.

La cafeína tiene la capacidad de conservar su efecto sobre el sistema nervioso manteniendo el estado de alerta y la sensación de energía entre cuatro y seis horas dependiendo de la edad y el peso de la persona, no se acumula en el organismo ya que es filtrado por el hígado y expulsado por la orina.

No obstante, sí se excede en su consumo puede generar una dependencia que a su vez aumenta la necesidad de ingesta produciendo una tolerancia fisiológica que da como resultado una adicción a esta sustancia.

Continúa leyendo para aprender más. Si quieres aprender más sobre el café te recomendamos el siguiente artículo: Beneficios de tomar café

¿Cómo se genera adicción a la cafeína?

La cafeína es absorbida y distribuida con rapidez por todo el organismo, produciendo un efecto antagonista sobre la adenosina en el sistema nervioso central.

Ejerce como inhibidor en procesos tales como el ciclo del sueño, la fatiga, el movimiento, la coordinación, la memoria, la atención, la temperatura, el estado de ánimo, entre otras.

granos de café en bol

Produce en consecuencia los siguientes efectos psicoestimulantes:

  • Aumento del estado de alerta.
  • Aumento del esfuerzo intelectual (atención y memoria)
  • Mantenimiento del estado de vigilia.
  • Reducción de la sensación de cansancio y fatiga.
  • Efecto analgésico.

Situación por la cual muchas personas incrementan el consumo de cafeína en su dieta diaria con el objetivo de acceder a estos efectos durante un tiempo más prolongado y con la idea de hacer más eficiente su desempeño escolar, laboral, físico, deportivo y social.

Este hábito, que se cree en un principio inofensivo, potencia la ejecución de tareas específicas gracias a los efectos nombrados y dando como resultado el aumento desmesurado de su consumo.

Genera una dependencia fisiología, apoyada en la facilidad para acceder a estos productos y a su fácil absorción metabólica.

La dependencia se da cuando la ingesta sin importar la presentación supera los 700 miligramos por día, ya que el organismo genera una tolerancia a la cafeína asimilada, sintiendo la necesidad de aumentar cada día su consumo para poder sentir los efectos deseados.

El Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM) califica la adicción a la cafeína y la intoxicación por efecto de la misma, como enfermedades.

granos de café en fondo blanco

Síntomas de adicción a la cafeína

El consumo de cafeína en dosis elevadas se aleja por mucho de los efectos benéficos que se esperan obtener. En caso de adicción las personas suelen presentar los siguientes síntomas:

  • Ansiedad, nerviosismo, delirio, agitación y desorientación.
  • Insomnio
  • Dificultad respiratoria
  • Arritmia cardíaca y Taquicardia
  • Contracciones musculares involuntarias (mioclanias) y temblores
  • Náuseas y Vómito
  • Diarrea y dolor abdominal
  • Hipoglicemia e Hipocalemia
  • Aumento en la orina (diuresis)
  • Disminución en el tiempo de reacción
  • Cefaleas
hombre con resaca

Esta adicción a la Cafeína es diagnosticada como un trastorno de dependencia a sustancias psicoactivas por La Asociación Americana de Psiquiatría.

Pues estos síntomas producen en las personas el deseo persistente de ingerir y la incapacidad para controlarse pese al padecimiento de los problemas psicofisiológicos que se genera sobre el organismo.

Además se debe tener especial cuidado como en cualquier adicción con su manejo. Se recomienda disminuir el consumo de manera paulatina, ya que retirar su ingesta de forma inmediata produce el síndrome de abstinencia.

¿El síndrome de abstinencia?

Aparece entre las 12 y 24 horas posteriores a la interrupción del consumo, manifiesta síntomas como dolor de cabeza intenso, fatiga, somnolencia, irritabilidad, dificultad para concentrarse y socializar, disminución de la presión arterial y la capacidad motora, excreción de adrenalina en orina y náuseas.

Por lo anterior se recomienda reducir de forma gradual el consumo hasta llegar a dosis moderadas entre 250 a 500 mg al día regulando el organismo y evitando cualquier síntoma adverso.

Fuente: Redalyc

Consecuencias de la adicción a la cafeína

En términos generales la adicción a la Cafeína genera efectos indeseables en la salud sobre el organismo a diferentes niveles:

  • Cardiovascular un mayor riesgo de hipertensión arterial y padecer enfermedad coronaria aguda.
  • Endocrinos disminución en la densidad ósea y mayor predisposición a la osteoporosis.
  • Urinarios excreción de calcio en orina y en algunos casos incontinencia urinaria sobre todo en mujeres.
  • Digestivos reflujo gastroesofágico y diarrea.
  • Ginecológicos retraso en la concepción, aumento en el riesgo de aborto y disminución en el tamaño fetal.
  • Neurológicos al igual que con el uso de anfetaminas sueño patológico, sedación e hipersomnia.
  • Psiquiátricos crisis de angustia, ansiedad, dependencia y abstinencia.
  • Cancerígenos en algunos casos aumenta los potenciales mutagénicos y carcinógenos a nivel celular.

Fuente: Redalyc

la cafeína es adictiva

También es frecuente que el consumo excesivo de cafeína (1000 mg/día) cause intoxicación, presentando síntomas similares al consumo de anfetaminas como pensamiento acelerado, incoherencia al hablar (logorrea), infatigabilidad, agitación psicomotora, vómitos, convulsiones, arritmia, deshidratación y pérdida de la conciencia.

Esta adicción genera alteraciones socio afectivas en el entorno familiar, social, escolar y laboral. Lo que hace pertinente consultar profesionales en medicina y salud mental para tratar de forma eficiente esta condición adversa de salud.

Conclusión

¿La cafeína es adictiva?

En conclusión, la cafeína a pesar de ser una sustancia habitual en nuestra dieta diaria, debe consumirse con precaución para no exceder los valores normales saludables (50 a 500 mg) y evitar fallas en la salud.

Se considera adicción cuando una persona consume entre 600 y 950 mg/día, sobrepasar este rango puede llevar a la persona a una intoxicación por cafeína.

El consumo excesivo de cafeína produce una serie de síntomas que lo categoriza como un trastorno de dependencia a sustancias psicoactivas.

Estudios epidemiológicos en la última década han demostrado las consecuencias adversas del consumo exagerado de cafeína predisponiendo el organismo a enfermedades de origen cardiovascular, endocrino, urinario, digestivo, neurológico, psiquiátrico, entre otras. Que en condiciones saludables no se parecerían.

taza de café

El café es el producto que contienen mayor porcentaje de cafeína y también el más variado dependiendo del tipo de grano y la presentación en que se consuma.

Datos Curiosos

  • Plantas como el Guaraná, las hojas de mate, las semillas de cola y el yoco contienen cafeína.
  • La industria farmacológica tiene medicamentos en el que su único principio activo es la cafeína en dosis de 300 mg.
  • El chocolate es un hábito que puede llegar a ser adictivo porque además de cafeína, teobromina y triptófano contiene feniletilaminas responsables de aumentar el placer y el abuso de este producto.
  • El consumo mayor a 500 mg de cafeína antes de la competencia puede generar resultado positivo en las pruebas de dopaje.

Si te ha gustado el artículo, comparte en redes sociales, ¡nos vemos en la próxima!

Deja un comentario